Límites a los derechos de autor

La historia de “Grumpy cat”

El 22 de septiembre de 2012, Brian Bundesen colgó en la web de marcadores sociales Reddit, una foto de la gata de su hermana. La gata se llamaba “Tartar Sauce” pero pronto fue conocida en las redes sociales como “Grumpy cat” por su aspecto malhumorado. Los Bundesen intuyeron el éxito y registraron la imagen y nombre de la gata que ha llegado a tener más de 8 millones de “me gusta” en su cuenta de Facebook, ha sido portada del “The Wall Street journal” y del “New York Magazine” y participó en una película y en programas de televisión. No había límites a los derechos de autor que generaba. El pasado 14 de mayo de 2019, rompió el corazón de sus seguidores cuando sus dueños anunciaron su muerte con un lacónico mensaje en su cuenta de Twitter.

Los derechos de imagen de la foto dieron origen a una compañía con la que se siguen comercializando cereales, ropa y otros productos que incorporan su imagen. En enero de 2018, la marca de la gata gruñona ganó una demanda contra “Grenade Beverages” por el uso indebido de la imagen, obteniendo 710.000 dólares de indemnización.

Imagen de Grmpy cat
Grumpy the cat-Jersey Darkfire-Flickr_Files

Límites a los derechos de autor

Es obvio que la paternidad de una fotografía puede alcanzar un gran valor, sin embargo, se trata de una propiedad limitada:

Como he expuesto en artículos anteriores, los derechos sobre la explotación de una fotografía pueden ejercerse durante la vida del autor más 70 años tras su muerte o 25 años desde el año siguiente a su publicación si se trata de una mera fotografía.

Además del tiempo, la legislación impone otros límites a los derechos de autor de las obras artísticas como fotografías, películas, canciones, etc.

¿Se pueden usar fotos o trozos de otras obras en una obra propia?

Algunos de esos límites resultan obvios: Se puede reproducir una imagen de forma provisional como parte de un proceso tecnológico para un uso lícito, o, se puede reproducir en un juicio o con fines de seguridad.

En otros casos, los límites disponen de una regulación concreta que en nuestra legislación proporcionan los artículos 31 a 40 bis del texto refundido de la ley de propiedad intelectual (TRLPI). Así, se pueden incluir fotografías o fragmentos de otras obras en una obra propia como citas o reseñas y con determinadas condiciones; se pueden reproducir obras por los museos, bibliotecas, hemerotecas, etc. si es sólo con fines de investigación y conservación; se puede parodiar o se pueden reproducir obras para discapacitados, todo ello sin necesidad de contar con la autorización de los titulares.

Copia privada

Uno de los límites es el de copia privada. Como en otros casos, este límite genera una remuneración a favor de los titulares que se abona a través de las entidades de gestión. Se le llamó “canon de copia privada” y provocó una importante polémica cuando los obligados al pago trasladaron la carga a los consumidores.

Canon digital
Copias privadas Javier Aroche-Flickr Files

La polémica resultaba injusta por cuanto la remuneración debía ser abonada por los importadores y fabricantes de aparatos de grabación y/o soportes grabables. De hecho, era el pago que éstos ofrecían a cambio de que se pudieran realizar copias por los consumidores y así aumentar sus ventas de estos aparatos y soportes.

Se alimentó con las lagunas legales que el paso de la copia analógica a la digital dejaba y con algunos abusos por parte de las entidades de gestión que quisieron incluir entre los objetos susceptibles de pagar la remuneración los adquiridos para uso profesional e incluso, las copias que eran consideradas “piratas” y no podían ser incluidas entre las copias privadas.

El «canon» como argumento electoral

El Partido Popular utilizó la polémica como argumento electoral y mantuvo la copia privada entre los límites a los derechos de autor, eliminando, sin embargo, el abono de la remuneración (o canon), cuando las directrices de la Unión Europea establecían que, en caso de adoptarse el límite, era obligado que existiera una remuneración.

Como era de esperar, las entidades de gestión ganaron la batalla judicial contra el gobierno de España y en la actualidad se mantiene la copia privada entre los límites a los derechos de autor con una remuneración muy ceñida a lo que en realidad son copias privadas:

Concepto legal de copia privada

Se trata de copias realizadas con el concurso de las siguientes circunstancias:

Que se lleve a cabo por una persona física sin asistencia de terceros, exclusivamente para su uso privado, no profesional ni empresarial, y sin fines directa ni indirectamente comerciales.

Que la reproducción se realice a partir de una fuente lícita y que no se vulneren las condiciones de acceso a la obra o prestación.

Que la copia obtenida no sea objeto de una utilización colectiva ni lucrativa, ni de distribución mediante precio.

El artículo 31.2 del TRLPI excluye del concepto las copias de obras que se hayan puesto a disposición del público a través de Internet (las descargas legales), las bases de datos electrónicas y los programas de ordenador.

¿Tengo derecho a hacerme una copia si pago el canon?

No. Como vengo diciendo, la copia privada es un límite al derecho del titular y no se establece como un derecho. Si así fuera, sería posible reclamar judicialmente el ejercicio de ese derecho y ya el Tribunal Supremo francés dejó claro en 2007 que “se desprende de la naturaleza jurídica de la copia privada que ésta no constituye un derecho, sino una excepción legal al principio de la prohibición de toda reproducción de una obra protegida, hecha sin el consentimiento del titular de los derechos de autor… la copia privada puede alegarse como una defensa en un procedimiento por infracción de la propiedad intelectual pero no puede alegarse como un derecho a ejercer con independencia de la existencia de una remuneración compensatoria pagada por los consumidores”.

La industria audiovisual en vilo

David Lynch' Mulholland Drive
Mulholland Drive-Flickr Files

Esta decisión interpretaba tanto la Ley francesa como la Directiva europea 2001/29 de derechos de autor y ponía fin al procedimiento iniciado por Stephane Perquin y la asociación de consumidores francesa UFC-Que Choisir contra Films Alain Sarde y Universal Pictures. El señor Perquin compró un DVD original de la película “Mulholland drive” y una cinta VHS para hacer una copia para su uso privado. Al no poder hacer la copia ya que el DVD estaba protegido con un sistema anticopia, demandó a la productora y a la distribuidora exigiendo poder hacer efectivo su derecho a copia privada.

El asunto tenía su miga pues podía acabar eliminando las protecciones anticopia de los DVD’s y que a partir de la compra de uno sólo, se pudieran realizar cientos de copias con calidad digital y en segundos.

Regla de los tres pasos

Tras los recursos correspondientes, el Tribunal Supremo francés acabó estableciendo que no existe el derecho a hacerse una copia privada, sino un límite a los derechos de los titulares. Además consideró que el levantamiento de las medidas anti-copia supondría una interferencia a la normal explotación de la obra vulnerando la llamada “regla de los tres pasos”.

Esta regla, recogida en el artículo 40 bis de nuestro TRLPI, establece que los límites a los derechos de propiedad intelectual deben interpretarse de forma restringida para no causar un perjuicio injustificado a los intereses legítimos del autor o ir en detrimento de la explotación normal de las obras. El Juez francés entendía que la explotación en formatos de vídeo doméstico era necesaria para amortizar las inversiones de los productores. No obstante, recomendó que se advirtiera de la inclusión de medidas anticopia en las grabaciones.

En definitiva, no existe el derecho a hacerse una copia privada, pero los consumidores deben poder beneficiarse del límite siempre y cuando se ajusten a las circunstancias mencionadas.

Suscríbete

Mantente al día de mis artículos

Please wait...

Gracias por seguirme!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable de protección de datos: José Manuel Tourné

Permisos: Los comentarios se moderan, se almacena la IP para seguimiento de moderación y sólo se almacenan durante el periodo legalmente exigible